Convertirse en padres adoptantes:

Ser padre adoptante plantea retos más allá de los que pueda asumir un padre con un hijo biológico, ya que nuestro hijo tiene una historia previa que debemos tener en cuenta. Por ello debemos saber qué tenemos que gestionar en nuestra tarea como padres adoptivos.

Las principales tareas de la paternidad adoptiva son:

1. La paternidad alternativa: En la mayoría de los casos las personas que se deciden a adoptar, se debe a los intentos infructuosos de concebir un bebé. El reto en este caso es importante hacer un duelo para el hijo no nacido y saber curar las heridas personales, identitarias o relacionadas que hayan podido surgir de este doloroso proceso.

2.Espera: Como adoptantes se debe concebir que se trata de un proceso largo y la mayoría de las veces de un niño con una edad indeterminada sin tener una historia previa. De modo que la espera suele ser larga lo que conlleva un proceso con una alta carga emocional. Tras la adopción muchas familias experimentan haberse convertido en padres de golpe, lo que se llama “paternidad instantánea” debido a que el momento de la adopción en sí misma es desconocido.

3. Proceso alterado de la vinculación: Casi siempre implica la puesta en marcha de un proceso de vinculación que queda fuera de los plazos y tiempos que se darían con un hijo biológico o que han desarrollado un apego seguro. La adopción es un momento de estrés e inseguridad para el niño en cuestión, que, además, intensifica las sensaciones de apego a su familia biológica. Es importante tener en cuenta que la posibilidad de ofrecer una relación de apego es uno de los objetivos centrales de la adopción y que las dificultades de dicha vinculación justifican gran parte de los problemas en este proceso.

4. Apoyo en el desarrollo: En los casos en los que hay diferencias raciales, debemos tener en cuenta que es probable que el niño se enfrente a situaciones de racismo o xenofobia. La familia debe ser capaz de apoyar el desarrollo de su identidad racial y ayudarle a desarrollar los recursos de afrontamiento frente a dicha discriminación.

5. Aceptar la mochila: Todo el mundo lleva consigo una mochila emocional y es algo que debemos tener en cuenta cuando adoptamos a un niño. Este niño tiene una historia previa que no puede obviarse y que va a determinar su comportamiento futuro. Los padres tienen la responsabilidad de contar al niño que es adoptado, ayudarle a construir su historia, comprender el significado de la adopción, estar abierto a la comunicación acerca de la adopción y, en el caso en el que ocurra, apoyarlo en la búsqueda de sus orígenes.

La mayoría de las veces, las familias se enfrentan al proceso de adopción sin ningún modelo a seguir, es por ello que la mayoría se ponen en contacto con profesionales o con asociaciones en búsqueda de apoyo tanto emocional como burocrático.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s