Principios para la aplicación de la disciplina parental

Los padres que tienen hijos con problemas de conducta suelen tener problemas para aplicar la disciplina parental. Estos suelen sobreestimar la ocurrencia de los problemas de conducta, de modo que castigan más. Además, de que sus expectativas no suelen ajustarse a la edad de sus hijos o a su nivel evolutivo, reaccionando de más a conductas poco relevantes del niño. Es por eso que tienen problemas para definir las malas conductas de sus hijos, así como para dirigir el comportamiento de los niños o incluso prestar apoyo. Siendo así, que haya más probabilidad de que presten atención a conductas inadecuadas, siendo reforzadas sin querer.

A continuación le prestamos algunos principios para la aplicación de la disciplina parental:

  1. Identificar de manera precisa los comportamientos problemáticos de los hijos.
  2. Ignorar las conductas negativas del menos de poca importancia.
  3. Aplicar estrategias no punitivas, como la distracción o la explicación verbal de lo que es correcto e incorrecto.
  4. Administrar de forma consistente consecuencias leves o moderadas cuando el castigo es necesario. Como por ejemplo, tiempo fuera.
  5. Efectuar un seguimiento de los cambios conductuales.
  6. Reforzar las conductas positivas cuando éstas tienen lugar.

Extraído del Manual de psicólogo de familia de Llavona Uribelarrea y Méndez Castillo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s